Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

Trotamundos: París - Día 1

Imagen
Nos subimos al tren que salía rumbo a París. Un empleado muy amable nos indicó cuales eran nuestras cabinas para dormir. Al principio nos sentíamos muy tranquilos y alegres porque casi nadie había subido y el tren ya había arrancado. Recordamos que un argentino nos comentó a la pasada en Venecia que había viajado desde París muy cómodo porque casi nadie hacía ese tramo. La situación se complicó cuando el mismo empleado nos indicó que en Milán se llenaba el coche entero. Y así fue. En Milán poco a poco fueron llegando nuestros
compañeros de "cuarto". La cabina
constaba de dos asientos laterales que luego se adaptaban para dar lugar a tres cuchetas de cada lado. Como ya estábamos acomodados mucho no me molestó. Yo elegí la cama superior izquierda. Mi novia se puso bastante nerviosa porque cada tanto entraban viajeros consultando números de cama y lo cierto es que no todos tenían cara de buenos amigos (sin ofender). Una vez que el tren siguió su marcha, al cabo de un par de horas…

Retornando...

Después de 45 días de estar fuera vuelvo. Una experiencia simpática, rara en donde el lenguaje no alcanza para describir las curiosidades del mundo interno propio. Lo mejor de viajar es que nos conecta con el modo de vida nómada de nuestros antepasados (observación media robada, media armada de un periodista español). De a poco iré completando las crónicas de viaje que me quedaron por la mitad. La poca disponibilidad de internet en algunos sitios y el agotamiento que genera ir saltando de un lugar a otro me impidieron mantener el blog actualizado día tras día. Un aprendizaje que me quedó: Los seres humanos tenemos más cosas en común que las que nos diferencian.
Y para finalizar, como me sienta mejor, una frase de Maurice Maeterlinck, escritor belga:
"Lo mejor de los viajes es lo de antes y lo de después."
Hasta la próxima!