San Patricio

¿Cómo están lectorxs? Si hoy se levantaron con resaca producto de las pintas tomadas durante la noche de ayer significa que han celebrado San Patricio (O por lo menos han aprovechado las promociones de la festividad).

¿Pero de dónde viene este personaje histórico? ¿Por qué se lo asocia con Irlanda? Como es costumbre del blog, trataremos de ir un paso más para alimentar la curiosidad de aquellos que se han tomado la birrita pero aún asi quieren entender que están celebrando específicamente.

Para empezar a comprender, debemos decir que Patricio fue una especie de misionero britano que se encuentra dentro del santoral cristiano el día 17 de marzo, fecha de su muerte*.

* Dato curioso: el santoral también incluye en el mismo día a San José de Arimetea, quién recogió el cuerpo de Cristo y lo enterró en el Santo Sepulcro. 

Nació en el siglo V DC. en una villa de Britania , un territorio cercano a Escocia y el Muro de Adriano, límite norte del imperio romano en territorio hoy en día británico. Según su Confesión, una especie de autobiografía escrita por el mismo, fue hijo de Calpurnio, un diácono y militar romano. A sus 16 años fue raptado por un grupo de escotos (como normalmente denominaban los romanos a algunas tribus celtas) y llevado en barco hasta la actual Irlanda donde estuvo cautivo seis años.
Allí aprendió el idioma irlandés y las costumbres de los locales. En cautiverio, una noche escuchó una voz que le indicó sobre su liberación y caminó unos 321 km hasta llegar a una tripulación de paganos que lo aceptaron en su barco. Viajaron unos 28 días en donde Patricio se ganó el favor de los marineros y luego de varias paradas previas, retornó a su tierra natal.
Hacia el 432 DC., empujado por una profunda vocación de divulgar la palabra de Dios, partió nuevamente a Irlanda. En un principio la tarea no fue fácil ya que entró en confrontación con los Druidas pero poco a poco fue conformando un grupo de seguidores, convirtiendo a muchos habitantes de la isla. Su tare fue fundamental para la conformación de la Iglesia de Irlanda ordenando a  sacerdotes y monjas; y ayudando en la construcción de iglesias por toda la isla.
Hacia el año 463 DC. fallece pacíficamente de causas naturales en la tierra donde llevó a cabo su obra cristiana.



El Shamrock
Patricio utilizó el trébol de tres hojas para explicar el significado de la Santísima Trinidad Cristiana. Este símbolo también fue utilizado por los druidas como una planta sagrada. La triada y el número tres eran considerados un dígito místico por los celtas.




La bandera de San Patricio
Su influencia en la conformación de una identidad británica fue notable. En 1736 fue creada por la corona británica la Orden de San Patricio y fue la bandera oficial de Irlanda hasta su separación de la Corona en 1922.. La bandera contiene una cruz de San Andrés y conforma la bandera del Reino Unido junto con las de Escocia e Inglaterra.


Su popularidad y la festividad tal como la conocemos se esparció gracias a la inmigración. Pero eso es otra historia. Por lo pronto el próximo 17 de marzo podremos seguir disfrutando de la buena cerveza, eso sí ahora conociendo la historia de fondo...

Fuentes:

Comentarios

  1. Bueno, ahora quiero saber la otra historia, cómo llega a ser tan popular y al pobre José de Arimatea le dan bola en otros lados, pero nadie se toma una birra en su honor.

    Me interesa leer "Confesión", ahí deben estar algunas de las raíces de la familia de Frodo. Otra de las raíces debe venir desde el este de Gallegolandia, de la otra punta del Mediterráneo

    Abrazo Matadón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Estimado Frodo. Quedará para el próximo año.
      En relación a "Confessio" en el link de foros de la virgen encontrarás la versión traducida al español.
      Veo que por sus raíces celtas le ha resonado de manera especial este posteo.
      Ahí te ves!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las monedas de la antigüedad

La Angeología Católica

Jano, el dios de las dos caras