Las monedas de la antigüedad

Que tal queridos lectores, como esta semana la devaluación de la moneda fue un tema central en la agenda de noticias de muchos países de latinoamérica, hoy les traigo algo que siempre se ve por arriba en algunas películas y libros históricos pero nunca nos hemos preguntado realmente de donde salieron: Se trata de las monedas de la antigüedad.

Para comenzar a hablar de las monedas es menester hacer un recuento general de como surge el dinero en las sociedades humanas.

En algún momento el hombre solamente producía lo que utilizaba. Las sociedades primitivas vivían de la caza y de la pesca para alimentarse, construir sus armas y confeccionar sus atuendos entre otras cosas.

En el Neolítico, con el desarrollo de la agricultura y ganadería, aproximadamente en el 8500 AC., los pueblos comenzaron a generar excedentes de producción con los cultivos y animales de criadero, lo que desembocó en bienes excedentes que podían ser intercambiados con diferentes poblaciones: Es así como nace el trueque, la primera prácticas de comercio que conoció la humanidad.

Años más tarde por cuestiones de espacio y practicidad, comienza a aparecer el uso de metales y piedras preciosas como representación de riqueza.

Ya hablando de monedas, los primeros registros que se tiene de su utilización se hallan en algunos textos de Heródoto donde le atribuye la creación a de una moneda a Gyges, rey de Lidia, una región ubicada en la actual Turquía. La primeras fueron acuñada con un metal llamado electro, una aleación de oro y plata.

Gracias al comercio con los pueblos de Asia, la utilización de monedas llegó a las polis griegas. La moneda más utilizada en el siglo V AC. fue el dracma ateniense, que contenía en el anverso la figura de Atenea y en el reverso un buho o mochuelo, ave relacionado con la diosa.



Luego de las conquistas de Alejandro Magno, el dárico de oro persa que contenía la figura de arqueros y los reyes aqueménidas, fue reemplazado por la griega y siguió siendo moneda en el imperio Ptolomeico hasta la conquista romana en el siglo I AC.


Así como muchos imperios acuñaron sus propias monedas también lo hizo el Imperio más grande del mundo antiguo, el imperio romano. Su moneda más conocida, pero no la única, fue el denario acuñado en el siglo IV AC:, con un peso de 3,90 gramos. Otras monedas utilizadas fueron el as y el sestercio entre otras.



Por otra parte los israleitas poseían el shéqel o siclo. En varios pasajes de la biblia se menciona que figuras bíblicas como José, hijo de Jacob, más tarde Faraón de Egipto, fue vendido por sus hermanos a la caravana por una cantidad específica de esta moneda. También se supone que Judas Iscariote vendió a Jesús por 30 shéquels de Tiro.


Pero para poder traducir el valor simbólico de las monedas también era necesario disponer de una unidad de medida. La más utilizadas fueron la mina para pesar metales preciosos y el talento. Cabe destacar que cada pueblo estableció sus propias unidades de medida. Por ejemplo un talento era el equivalente a lo necesario para llenar una ánfora de agua.  Mientras que para los griegos 1 talento equivalía a 26 kilos, para los romanos el peso era de 32,5 kilogramos.

A medida que las unidades de medida y las monedas fueron avanzando como intercambio los hombres aprendieron a hacer equivalencias y a equipararlo con poder. Los tributos, los trofeos de guerra y las sanciones a los vencidos se establecían en cantidades y pesos. El jefe Galo Breno fijó en 327 kilos el pago para abandonar Roma después de vencerla. Cuando los romanos se quejaron al descubrir que la balanza estaba manipulada para aumentar el botín, el líder arrojó su espada sobre la balanza y exclamó: ¡Vae Victis! (¡Ay de los vencidos!).

Para que sigan analizando el peso de la moneda en nuestra historia, los dejo con la parábola de moneda pérdida del Libro de Lucas:

Parábola de la moneda perdida
8 ¿O qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una dracma, no enciende la lámpara, y barre la casa, y busca con diligencia hasta encontrarla?
9 Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, diciendo: Gozaos conmigo, porque he encontrado la dracma que había perdido.
10 Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.

Y es así como llegamos al final de este posteo con mucho más por recorrer. El patrón oro, el patrón dolar, la utilización del papel moneda y los bitcoins quedarán para otra ocasión.

¡Espero que lo hayan disfrutado! 

Fuentes:
http://www.curiosfera.com
https://es.wikipedia.org
https://www.biblegateway.com

Comentarios

  1. Interesante historia, sobre el trueque, el origen del dinero como una comodidad, la introducción del dinero en Grecia. Y su equivalente en medidas.
    Lo disfruté

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Matadón!
    Apostaba todos mis talentos a que esta entrada iba a salir buena. El final con la parábola es un triple y falta.
    Como siempre, los Simpsons están en todo. Recordarás que cuando Homero pelea con Barney para ver quién va al espacio, el representante de la Nasa apuesta "20 talentos al recién llegado". Lo acabo de buscar y resulta que es una parodia a una escena de Star trek, que parodiaba a las películas basadas en el imperio romano, ja!... ¡en todo!

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Que bueno muy interesante, gracias por la información

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Angeología Católica

Jano, el dios de las dos caras