El negro Falucho

Monumento de "La Plaza Falucho" en Palermo
Estamos en un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo y permitanme compartirles para conmemorar esta fecha, una historia basada en hechos posteriores pero directamente relacionados con el heroísmo y la independencia: Antonio "El Negro Falucho" Ruiz.

Corría el año 1824 y la guerra de la independencia latinoamericana contra las fuerzas realistas se encontraba en un momento complicado. En el Alto Perú, las tropas restantes al Ejército de los Andes, ya comandadas por Simón Bolivar luego de la entrevista de Guayaquil en 1822, se encontraban sitiados por los realistas en la zona del Callao, Perú..

La situación de los independentistas era bastante mala.  Complicados por el bloqueo de los ejércitos realistas, los soldados estaban casi sin ropa, mal pagos y mal nutridos. En el castillo Real Felipe había varios oficiales españoles prisioneros, y fueron ellos quienes convencieron a los cabecillas de los sublevados a que se pasasen a las filas del rey. Eso desembocó en un motín en la noche del 4 al 5 de febrero de 1824. La mayoría de los rebeldes eran negros libertos, tanto argentinos como chilenos.

Los prisioneros tomaron una bandera española y la enarbolaron. El 7 de febrero y en ocasión en que  las tropas fueron conminadas a rendirle homenaje al pabellón español, Falucho se resiste. Es acusado al grito de: ¡Revolucionario, revolucionario! Minutos antes de ser fusilado Antonio responde: “Malo es ser revolucionario, pero peor es ser traidor”. Cayó al grito de “Viva Buenos Aires” junto a otros camaradas que se resistieron a rendirle honores a la bandera española.

Fue Bartolomé Mitre, en el rol de historiador, quien primero describió esto hechos y muchos creen que fue una creación romántica para rendirle homenaje a a los esclavos liberados que lucharon en las gestas de la emancipación.

Los especialistas que niegan la versión de Mitre, se fundamentan en los dichos de un General Miller en 1830 que indica que Antonio se paseaba por las calles de Lima. Otros manifiestan que por el rango de cabo segundo que tenía el único registrado su nombre en 1819, se hace imposible que estuviera en el puesto de guardia.

Ya sea Antonio Ruiz Falucho, o algún otro Falucho con otro nombre, los gestos heroicos que se iniciaron con la Revolución de Mayo, son una impronta de la Nación Argentina, una impronta que grita ¡libertad! los 25 de mayo.

Espero que hayan disfrutado de la historia.

Fuentes
http://elarcondelahistoria.com
https://www.lacapitalmdp.com
https://www.clarin.com

Comentarios

  1. Este Bartolo siempre haciendo de las suyas...
    Justo hoy voy a la casa de un amigo en Ballester que vive en la calle... ¡Falucho!

    Voy a ver qué dice el amigo Felipe Pigna al respecto. Tengo uno de los libros en los que habla de él, después te cuento.

    Abrazo Matadón!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Línea de Karman

Roquefort con Champagne

Himno de mi Corazón - Sarmiento