La torta de cumpleaños

Tortal, Pastel, Pie, Tarta. Muchas palabras para definir lo mismo. ¿Quién de ustedes no tiene recuerdos de niño frente a una de ellas, pidiendo deseos, apagando las velas y recibiendo canciones? Si bien alguno puede haber, la torta de cumpleaños es uno de los recuerdos más vívidos de la infancia y es algo que ya viene heredado culturalmente. Desde que cumplimos el año, es una tradición que no tiende a desaparecer salvo que vayamos nosotros mismos en contra de la cultura cumpleañera.

Ahora bien, esa tradición cultural de algún lugar tiene que venir. Y eso es lo que expondremos a continuación. ¿De donde viene la tradición de la torta de cumpleaños?

Muchos afirman que en civilizaciones antiguas como la egipcia, sumeria, babilonia, persa, griega y romana. En cuanto a la tradición de la celebración del cumpleaños de nacimiento los faraones egipcios realizaban grandes fiestas a miembros de la realeza. La aristocracia griega le añadía a estos festejos un tinte supersticioso. Sostenían que celebrar rodeados de amigos protegía al agasado de peligros e influencias negativas.

Los seguidores de Artemisa, diosa de la caza, los bosques y los animales,  festejaban su nacimiento el sexto días de cada mes con una torta a base de harina y miel adornada con velas encendidas que representaban el brillo y la luz de la luna.

Si bien con el ascenso de la iglesia católica, definió como pagana la costumbre de celebrar natalicios hasta el siglo IV D.C, con el festejo de la navidad de Cristo la costumbre de celebrar fue aceptándose y penetrando en todos los estratos sociales.

Llegada en la edad media, se atribuye que los campesinos alemanes fueron los que retomaron la práctica, celebrando los cumpleaños de l@s niñ@s con tortas de velones grandes en el centro representando a la luz y a la vida.

Luego de las conquistas de los árabes de la península ibérica y posteriormente, la conquista española de América por parte de los españoles, productos como cítricos, almendras, chocolate y azúcar comenzaron a utilizarse como ingredientes comunes.

Algunos siglos más tarde, ya en el siglo XIX, luego de varios años de desarrollo gastrónomico, la pastelería francesa se volvió un arte gracias a la introducción del Babá, una especie de bizcochuelo, por medio del rey polaco Stanislas Leszczynsky; y la decoración con cornetes por el pastelero bordelés Lorsa.

Esta comunión entre las prácticas culturales y el desarrollo de la torta como producto confluyen en nuestros días siendo una práctica muy popular y aceptada mundialmente.

Fuentes
http://elestimulo.com
https://www.debate.com.mx
https://www.lycee.com.ar

Comentarios

  1. Campesinos alemanes, incluso cuando no lo parecía, ¡sabía que fueron ellos!
    Creo que hay algo más, que la entrada no se anima a enfrentar. Lo simbólico que representa apagar una vela... una luz menos, una docena de lunas que se fueron..

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ud. Es diabólico señor frodo. Todo lo asocia a su amada astronomia. Se puede haber escapado!

      Eliminar
  2. Me parece una buena tradición para continuar. Cuando no, la iglesia queriendo molestar, calificando algo de pagano, a algo que reúne amigos. Aunque no sea cierto, no está mal reunirse con amigos, alrededor de una torta de cumpleaños.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La iglesia católica ha vivido de eso pero también del sincretismo con las festividades. Al fin y al cabo ellos en algún momento también fueron paganos en tiempos de Jupiter! Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Línea de Karman

Roquefort con Champagne

Himno de mi Corazón - Sarmiento