Lemanjá y los Orishas

Imagen extraída de Pinterest
No es nuevo en este blog la temática sobre los grandes sincretismos que existen en todas las culturas. La Navidad o las fiestas de Halloween son pruebas de que las tradiciones no son algo rígido sino más bien fluctuante y mutan acorde a las circunstancias y los lugares. Nuestro ejemplo de hoy es el Culto a los Orishas y su mayor exponente femenino: Lemanjá. 

Este culto suele ser definido como el Culto Yorubá, que toma su nombre del Pueblo Yorubá, un grupo etnolinguistico del oeste de Africa repartido principalmente en Nigeria, Benín y Togo. 

La religión yorubá se expandió hacia América a partir del Siglo XVI a partir de la esclavización de los africanos que eran capturados para ser explotados en el continente. Estos, trajeron consigo su credo yorubá a las colonias y mantuvieron vivas sus raíces religiosas durante más de cinco siglos.

Si bien algunos lo tratan como sinónimos, las variantes sincréticas americanas del culto orisha se dividen principalmente en el Candomblé, Umbanda y Batuque diseminados por Brasil, Uruguay y Argentina o la Santería en el Caribe Hispano entre otros. Si bien todas estas variantes religiosas hacen eco en el culto yorubá, cada una tiene divergencias en su liturgia. A diferencia de otras religiones como el catolicismo, las religiones yorubás no tuvieron por mucho tiempo un cuerpo canónico conformado y/o un libro sagrado que rigiese la práctica religiosa. 

La mitología yorubá cree en un único dios creador llamado Olodumare que puede ser traducido como "Señor al que va nuestro eterno destino". Este Dios creador no suele tener contacto con los hombres y no se lo venera directamente. 

Olodumare es el creador de todos los Orishas u Orixás que sirven como emisarios del Dios omnipotente. En el panteón  yorubá existen alrededor de 401 orishas y son los gobernantes de las fuerzas de naturaleza y cada uno es representado por un color, un número y tiene una función específica en el universo. Entre los más conocidos se destacan Eshú (regidor del destino), Shangó (orisha del trueno) Oggun (orisha del hierro y la tecnología) y Lemanjá (orisha de los mares).

El nombre de esta orisha femenina puede variar según el lugar. Es conocida también como Yemayá o Yemanjá  y su nombre se interpreta como "madre de los peces" ya que se la representa siempre en los mares y ríos. 

Lemanjá, protectora de los navegantes, también representa a la fertilidad y es la madre de todos los seres vivos, relacionando la idea de que la vida comenzó en el agua. Para poder mantener sus creencias, muchos practicantes yorubás mezclaron las divinidades de este credo con figuras católicas. En el caso de Lemanjá, el sincretismo la mixturó con la Virgen María que también fue previamente asociada con el mar bajo el título de Stella Maris (Estrella del Mar en latín).

El 2 de febrero de cada año, los practicantes yorubás le rinden homenaje, agradecen y hacen sus pedidos a las orillas de los mares y ríos. Se destacan en el continente "La fiesta del Río Rojo" en Salvador Bahía, "La fiesta de los navegantes en Porto Alegre", las congregaciones de Playa Ramírez en Montevideo y la "Fiesta a Lemanjá" celebrada en Mar del Plata.

Pero basta de palabras escritas, la cultura orisha más que leerse, se transmite y se siente a través de la música y el baile. Es por eso que finalizamos este posteo con un candomblé dedicado a Lemanjá.



Fuentes

Comentarios

  1. Bueno, estaba bastante lejos de todos los detalles, pero algunos trazos gruesos tenía. Pero no podía unirlo jamás con Stella Maris. Gracias por tanto, Matado ¡Qué viaje!

    Y me hiciste conectarlo con Olodum, que tiene canciones para "Lemanjá" (como no lo va a tener con ese nombre) y hablan del mar y cantan la la lá. Tengo que ir a escuchar de nuevo Olodum.

    Abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Angeología Católica

Vocabulario Estrafalario: Vacuna

Las monedas de la antigüedad