Guerreros Legendarios: Los Aesir y los Vanir

En los últimos tiempos, el mundo de las series han vuelto a desempolvar la ferocidad de los guerreros nórdicos. Series como The Last Kingdom o Vikingos nos muestran a una cultura dedicada mayormente a la conquista de nuevas tierras al sur de Escandinavia. 

Esta vida para la conquista se vio fundamentada por el sistema de creencias en donde se premiaba con el Valhalla a aquellos guerreros que morían peleando en batalla. Odín encarnaba a un padre duro y hasta cruel pero con una sabiduría y previsión de futuro capaz de predecir y adelantarse a cualquier situación. 

Pero este panteón de dioses, no fue siempre igual ni uniforme. Así como la teogonía griega, los dioses nórdicos también tuvieron su propia guerra. 

Imagen de Odín,
líder de los Aesir
Al inicio de los tiempos, los dioses vivían en países separados. Por un lado estaban los Vanir liderados por Njördr, dios del mar, y sus hijos, Frey y Freya. Este grupo representaban a la cultura agraria y eran relacionados a la tierra, el agua, la riqueza, la fertilidad, la paz y el amor. Eran también videntes y expertos en magia. Los Vanir eran reconocidos por su magia y clarividencia. Por el otro estaban los Aesir y estaban liderados por Odín, dios de la sabiduría, la guerra y la muerte. Estos dioses fueron asociados a la guerra y la conquista.

El enfrentamiento entre ambos grupos comenzó desde el inicio de los tiempos. Odín marchó contra los Aesir varias veces pero no los pudo doblegar. Las fuerzas se encontraban igualadas. Luego de varios enfrentamientos firmaron un pacto y lo sellaron intercambiando rehenes. Los Vanir entregaron a su líder Njörd y a sus hijos gemelos Frey y Freya; mientras que los aesir entregaron a Hoenir. el más prometedor por su grandeza y belleza y a Mimir el más sabio. 

En las asambleas Hoenir no decidía ante la ausencia de Mimir, entonces los Vanir, pensando que los habían engañado, le cortaron la cabeza al dios sabio y se la mandaron a Odín. Este la ungió con hierbas para que no se pudriera, le propinó conjuros y la hechizó de tal manera que le hablaba revelándole secretos y aconsejándolo.

Por su parte Odín nombró a sus rehenes como sacerdotes sacrificadores, brindándoles una gran importancia dentro de los Aesir. De Freya también aprendió sobre magia y conjuros, aumentando así su sabiduría.  

El enfrentamiento entre ambas clases se ha interpretado como una lectura de un conflicto real entre dos clases de la sociedad arcaica: los guerreros y los campesinos.  La paz entre estas dos clases habría permitido el nacimiento de la estructura religiosa y social unificada de los indoeuropeos.

Pero esta diferencia también tiene un componente simbólico. Ambos grupos representan la dualidad entre energías pasivas y activas, la vida y la muerte, la guerra y la cosecha. 

Fuentes

Comentarios

  1. Interesante esta historia, lo que se dice que simboliza. Parece que está escrita más de lado de los Aesir. Por la forma en que unos y otros trataron a los rehenes.
    Freya se convirtió en la diosa más deseada, que algunos gigantes reclamaban como recompensa. O a cambio de devolver el martillo de Thor, que alguna vez fue robado.
    Bien por contar estos mitos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Demiurgo. A mi me sorprendió esta fasceta de dioses "pacíficos" y "guerreros".
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Hola, vengo a decir que no Vikingos y no El último reino ni Ragnarok.
    Nada, no aporta nada a la discusión, sólo quería marcar un punto.

    En American Gods hay mucho de dioses nórdicos también, entendidos por el tamiz de un autor inglés escribiendo para el mercado yanqui. Y también hay serie.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario José! A la serie American Gods la escuché de nombre y vi el trailer pero no la vi. Agendo entonces la recomendación!
      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Hola, vengo a aclarar que me comí los dos verbos "vi" en el comentario anterior y que me cayeron muy mal.
      No lo hagan en sus casas.

      Saludos,
      J.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Angeología Católica

Vocabulario Estrafalario: Vacuna

Las monedas de la antigüedad